Cubrebocas ¿Realmente funciona?

Desde el inicio de la pandemia hemo escuchado sobre la importancia de utilizar el cubrebocas como una medida de prevención para evitar el contagio por COVID-19; sin embargo, mucho se ha debatido sobre su uso y eficacia: desde el incremento de basura al utilizar una cantidad considerable de materiales desechables hasta su efectividad como medida de prevención.

Hasta el momento, la OMS apoya e incentiva el uso del cubrebocas ya que, como sabemos, las gotículas que emitimos (en muchas ocasiones sin darnos cuenta) al hablar, toser, estornudar e incluso exhalar son el vehículo de transmisión del virus y el uso de una barrera física puede ayudar a minimizar el impacto de las mismas.

Se han realizado varios estudios respecto al impacto del uso del cubrebocas en ambientes hospitalarios y áreas comunes: si todas las personas utilizaran cubrebocas, la probabilidad de ser contagiado se reduce drásticamente.

Las recomendaciones generales al usar un cubrebocas son:

  • Debe cubrir en todo momento nariz y boca; no debe ser holgado y debe ajustarse únicamente al ponerse.
  • No tocarlo durante su uso.
  • Retirar quitándolo de las orejas; no tocarlo.
  • Si es reusable, lavar con jabón neutro.
  • Si es desechable, no reutilizarlo.
  • No compartirlo con otras personas.

Las medidas preventivas pueden parecer nimias, pero en conjunto son actualmente, la forma de combatir la pandemia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *