¿Cuál es la diferencia entre una prueba rápida y una prueba PCR para la detección del COVID-19?

Desde inicios de la pandemia para comprobar si una persona era portadora de coronavirus se implementó la prueba PCR, sus siglas vienen del inglés y significan “Reacción en Cadena de Polimersa”, esta lleva años usándose para detección oportuna de enfermedades infecciosas.

La prueba PCR consiste en tomar una muestra respiratoria de una persona, una vez en el laboratorio se analiza si contiene material genético del virus y así se confirma si ese paciente tiene COVID-19 en dos o tres días. 

Es una prueba especializada con cierto grado de complejidad, pero que sin duda tiene una alta especificidad, sensibilidad y es apropiada para detectar el virus en sus primeras fases, antes incluso de que se presenten síntomas.

Por otro lado tenemos la prueba rápida que a través de una muestra de sangre detecta los anticuerpos que produce el sistema inmune para defenderse del virus. Los resultados se obtienen en media hora o en una hora máximo, esta rapidez es una gran ventaja en estos momentos.

Debido a la manera en que funciona la prueba rápida está recomendada para personas que ya presentan síntomas de coronavirus, principalmente fiebre alta y tos. Esta prueba se creó una vez que se pudo secuenciar el virus.

En resumen, encontramos que la prueba PCR sirve para detectar el virus antes de que se presenten síntomas; mientras que la prueba rápida está indicada para comprobar la infección en aquellas personas que ya presentan síntomas.

Para una detección oportuna dentro del municipio de Cuautitlán Izcalli y alrededores en Hospital Jardín ponemos a tu disposición el servicio a domicilio la prueba PCR y la prueba rápida. Puedes contactarnos en nuestra página oficial de Facebook: Hospital Jardín o a los siguientes teléfonos 58730101 | 58738424 | 58733814

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *