¿Conoces la verdadera razón por la cual no debes automedicarte?

Hoy por hoy curarnos de cualquier enfermedad es relativamente sencillo, basta con que busquemos en nuestro botiquín o acudamos a una farmacia para aliviarnos de un malestar estomacal, un dolor de cabeza o un resfriado.

Estas prácticas pueden parecer bastantes simples, sin embargo, el automedicarse puede traer consecuencias que no pueden ser notadas a simple vista.

Uno de los primeras consecuencias podría ser crear una reacción alérgica a los componentes de la fórmula. La automedicación hace imposible detectar la cantidad necesaria de medicamento que necesitamos ni por cuánto tiempo la necesitamos. Una sobredosis o una reacción alérgica a los componentes de la fórmula podría desencadenar afecciones más graves que las que pretendíamos curar.

Cuando no contamos con conocimientos de farmacología o medicina podríamos combinar componentes activos que produzcan efectos contrarios. Un ejemplo es el ácido acetilsalicílico, activo presente en las pastillas para el dolor de cabeza y otros medicamentos. Un efecto secundario es el efecto anticoagulante, ardor estomacal y deterioro del hígado. Si no tomamos precauciones podríamos poner en riesgo nuestra vida al tomar otro fármaco con efecto similar.

Por último, el principal peligro de la automedicación sería el ocultar pequeños síntomas que sean resultados de enfermedades más graves: un malestar estomacal acompañado de agruras o acidez podrían confundirse con síntomas de una úlcera gástrica, por poner un ejemplo.

No abusar de los medicamentos y acudir con un especialista es la manera más segura de combatir cualquier síntoma, por más pequeño que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *