Vacunas contra el coronavirus: ¿Qué tan seguras son?

El tema de la vacunación para la prevención del coronavirus ha tenido tantas opiniones, tanto que existe un grupo de la población que sigue dudando de su efectividad. A causa de esto, sigue existiendo mucha desinformación en torno a este importante tema, sin embargo, es necesario conocer acerca de las vacunas para, no sólo cuidar de tu salud, sino de todos aquellos que te rodean. Comencemos.

Para empezar, veamos algunos datos que conciernen a todo tipo de vacuna, no sólo la del coronavirus. Su funcionamiento es simple: la vacuna está hecha a partir de formas debilitadas de bacterias o virus que estimulan el sistema inmunológico para atacar y guardar un “registro” de estas. Así, si una persona vacunada resulta infectada, su sistema inmunológico sabrá cómo actuar para eliminar la enfermedad del organismo. Cada una pasa por un largo proceso de estudios y experimentos para garantizar su funcionamiento. Al finalizar, estas deben ser aprobadas por distintos organismos en materia de salud, como lo son la Food and Drug Administration (FDA) en EUA o la Agencia Europea de Medicamentos en Europa. En México, esta labor corresponde a la COFEPRIS. 

La vacuna contra el SARS-CoV-2 tuvo una autorización de uso de  emergencia dada la situación de la pandemia que estamos viviendo: esto no quiere decir que las vacunas no hayan tenido los estudios suficientes. Sin embargo, mucha gente por esta razón se pregunta: ¿las vacunas contra el coronavirus son seguras?

La respuesta es: sí. Las vacunas contra el COVID son completamente seguras. Como cualquier antígeno, es probable que generen efectos secundarios, pero esto es normal y es señal de que la vacuna está actuando. De hecho, muy pocas personas experimentan estos efectos. Y aunque se habla de la probabilidad de contraer anafilaxia o trombosis-trombocitopenia, estas son muy poco frecuentes con un índice de 7 en un millón.

Para finalizar, hay que tener en cuenta algunas cosas: La vacuna no evita contraer el virus, sino que previene al paciente de una infección sintomática grave y su eventual hospitalización. Por esto, aún con la vacuna es posible contagiar a las personas en nuestro entorno, por lo que es necesario seguir las medidas de salud recomendadas como el uso de mascarilla, gel antibacterial, el lavado de manos frecuente y la sana distancia, aún después de que hayas recibido tu dosis del antígeno. 

Si requieres más información, puedes consultar las páginas de los organismos de salud que mencionamos anteriormente, así como la efectividad de cada vacuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *